domingo, 19 de noviembre de 2006

Del vientre del canto nace todo


Estos Conjuros y ebriedades fueron soñados por mujeres mayas de los Altos de Chiapas. Las autoras tzotziles de este libro no saben leer. Ellas alegan que estos cantos les fueron entregados por sus antepasadados, los Primeros Padresmadres, quienes conservan el Gran Libro donde guardan los conjuros. Loxa Jiménes Lópes, de Epal Ch'en, Chamula, cuenta que una Anjel, hija del Dueño de las Cuevas, comenzó a hablarle en su oreja y luego en sueños le mostró el Libro con todas las palabras de los cantos.

Ámbar Past

1 comentario:

Cesar Eduardo dijo...

Que belleza¡¡¡, metaforizando, podemos decir 'Madre tierra', madre de todas las Madres. Aunque viendolo bien, no es metafora lo que narra tu artíciulo, es simple NATURALEZA, concepto que las hijas e hijos de la Tierra debemos profundizar para llegar a un nivel de convivencia pura, sana, sin agradeirla, como una condición de supervivencia.